Ilusión, esfuerzo y especialización

Ilusión, esfuerzo y especialización

Esa es la máxima de Fernando Reyero, presidente ejecutivo del Consejo de Administración de Itsmo 94 desde su fundación, que fue galardonado con el IV Premio a la Trayectoria Empresarial de Excelencia

Publicado por el
697
0

Fotografía de Juan Gabriel Jaén
Compartir
Fernando Reyero es Presidente de Itsmo 94.

El compromiso medioambiental y humanitario de Fernando Reyero, Presidente de Itsmo 94, es insaciable, ambicioso y sobre todo constante. Siempre mostró un interés especial por los temas relacionados con el desarrollo sostenible y con el futuro de las nuevas generaciones, dos inquietudes que han constituido la esencia de su trabajo. Ahora, en pleno auge de su actividad empresarial, se siente orgulloso de poder asesorar a empresas a nivel mundial.

Su recorrido profesional lo avala como una de las personalidades más reconocidas en materia hidráulica. Aunque desde el principio tuvo clara su vocación por la ingeniería (en concreto hacia la mecánica), su llegada a esta especialización fue, en parte, fruto de la casualidad. Cuando cursaba el último año de Ingeniería Industrial en la Escuela Técnica Superior de la US, realizó unas prácticas en una empresa dedicada al tratamiento de aguas. Las gratificaciones obtenidas en esta experiencia y el hecho de que exitiesen pocos expertos en el sector, favorecieron que Fernando Reyero impulsase su trayectoria en este ámbito.

Durante su discurso después de recibir el Premio a la Trayectoria Empresarial

Las razones que le motivaron a dar el salto al mundo empresarial fueron la ilusión por su proyecto y la autonomía en el trabajo. Así decidió fundar su primera empresa en colaboración con otro ingeniero. Con grandes dosis de esfuerzo y de entusiasmo, esta empresa llegó a ser líder en el tratamiento de aguas en Andalucía en 1993, año en que Fernando decidió abandonarla para dedicarse a otras actividades. Es entonces cuando funda su empresa actual, Itsmo 94. Aunque en sus inicios estuvo dedicada a la ingeniería de manera exclusiva, hoy funciona como una consultoría de asesoramiento a proyectos tanto de origen público como privado.

Donó al proyecto Andalucía Tech la dotación económica que recibió por el Premio a la Trayectoria Empresarial de Excelencia

Esta evolución responde a la aparición de nuevas dificultades y necesidades, así como a la concienciación con el medio ambiente, como él mismo explica: «nuestra nueva línea de trabajo está orientada hacia la economía sostenible». Los signos de identidad que caracterizan a su empresa hay que buscarlos en él mismo: un fuerte compromiso con los problemas sociales y una lucha constante por la protección de los espacios naturales. En este sentido, no es de extrañar su nombramiento como Presidente de Honor de la Asociación de Empresas del Sector Medioambiental de Andalucía (AESMA) y posteriormente como Presidente de la Federación Española de Asociaciones del Medio Ambiente (FEAMA).

«Es muy significativa la tendencia a la especialización en el modelo educativo actual»

Pero su labor no se limita al territorio nacional, ya que también se desarrolla en el extranjero, pues como sostiene Reyero, «el inconveniente de los países emergentes no es la falta de agua, sino la falta de infraestructuras para su obtención». Su empresa Itsmo 94 ha sido la encargada de dirigir un plan para la eliminación de residuos sólidos en varios lugares de Iberoamérica. Además, como reconocimiento a estos méritos fue galardonado con el Premio Alas a la Internacionalización en el año 2006.

Esta amplia trayectoria y el prestigio alcanzado no le han impedido seguir manteniendo un vínculo importante con la universidad y señala grandes diferencias entre el sistema educativo actual y el que él vivió: «es especialmente significativa la tendencia hacia la especialización». Para aprovechar las oportunidades que supone este cambio decidió donar al proyecto Andalucía Tech la dotación económica que recibió al proclamarse ganador del Premio CES-CS en el año 2010. Al mismo tiempo, manifiesta una visión crítica hacia el modelo educativo vigente hoy en día y opina que el título universitario no debe ser un fin en sí mismo, sino un medio para comenzar la formación permanente. En este sentido, aconseja a los estudiantes la misma máxima que ha marcado su vida: «ilusión, esfuerzo y especialización».

No hay comentarios

Dejar una respuesta