La utopía de la comunicación

La utopía de la comunicación

Una mirada desde América Latina

Publicado por el
435
0

Fotografía de NEXUS
Compartir
Francisco Sierra es experto en políticas de comunicación, nuevas tecnologías y participación ciudadana de la Unión Europea

Escribir desde el exilio o en virtud de la afinidad electiva de académico trasterrado, por voluntad, es un ejercicio reflexivo y paradójico. Significa cuando menos impugnar el modelo dominante de Universidad en España, al tiempo que pensarnos como país y ecosistema cultural. No otra cosa puede ser la escritura sino dispositivo de transgresión cuando en nuestro ámbito se impone el paradigma chileno  –un modelo impuesto por el régimen terrorista de Pinochet, con quien, dicho sea de paso, nuestra monarquía tardofranquista  mantuvo tan buenas relaciones– mientras en otras latitudes como Ecuador o Brasil se avanza significativamente en la democratización de la información y del conocimiento.

Si en los años setenta Europa era la referencia de progreso, hoy todo el mundo observa con interés las propuestas innovadoras de Ecuador y la región. En este marco, CIESPAL (www.ciespal.org) inicia bajo nuestro mandato un nuevo período, que trata de poner en valor su patrimonio inmaterial como espacio de referencia de comunicadores, académicos y medios de información de América Latina. En sus más de cincuenta años de historia, CIESPAL ha promovido numerosas misiones diplomáticas de estudio, formación, asistencia y apoyo a organizaciones sociales que, sin lugar a dudas, han sido decisivas en muchos de los debates y avances que ha vivido la región históricamente, tanto por su originalidad como por la influencia que han tenido en el escenario internacional.

En esta línea, si el lema que preside hoy nuestra institución es que la comunicación es un derecho, en los próximos cinco años trataremos de proyectar otra comunicación para la dignidad y los Derechos Humanos de los pueblos latinoamericanos, liderando el proceso de cambio que vive la región, desde un enfoque crítico, en tanto que nodo central de mediación del pensamiento, la técnica y el saber comunicacional para el cambio histórico posible y necesario. El contexto político no hacía posible, hasta ahora, esta apuesta, pero en el último lustro es evidente que ha llegado el momento de repensar la comunicación reavivando el llamado espíritu McBride. Es así que iniciamos en CIESPAL un proceso de reconstrucción del conocimiento propio para promover una COMUNICOLOGÍA DEL SUR, una COMUNICACIÓN PARA EL BUEN VIVIR revolucionaria, que inspire otra práctica y pensamiento comunicacional en todo el mundo.

Si en los años setenta Europa era la referencia de progreso, hoy todo el mundo observa con interés las propuestas innovadoras de Ecuador y la región

Si en los años setenta Europa era la referencia de progreso, hoy todo el mundo observa con interés las propuestas innovadoras de Ecuador y la región Articular espacios de diálogo y encuentro intercultural para redefinir la agenda política de las políticas de comunicación para el buen vivir, desde una concepción más plural de las libertades públicas, constituye en nuestro tiempo la condición más importante para modificar las lógicas del dominio eurocéntrico en la comunicación contemporánea. Una apuesta, en definitiva, adecuada, a decir verdad, a la historia, patrimonio e inteligencia de las ciencias sociales y el pensamiento latinoamericano. En este empeño, el nuevo período que iniciamos en julio de 2014 viene marcado por un proceso instituyente de reconstrucción y puesta en valor del legado histórico de nuestra organización.

A partir de un abordaje necesariamente interdisciplinar de problemáticas y realidades tan diferentes como los derechos culturales, la economía de las industrias creativas y las nuevas lógicas de mediación del espacio público, nuestro compromiso aquí y ahora, en Quito, es alimentar un proceso y visión ya cultivada en iniciativas constituidas en Sevilla como ULEPICC, conformando redes académicas, procesos de empoderamiento de la teoría y la praxis transformadora, a fin de sentar nuevas bases materiales que hagan posible el derecho a la palabra de las minorías y grupos subalternos.

El recobrado interés por las identidades y comunidades locales que nos vinculan y distinguen tiene lugar hoy en un momento en el que se están fijando nuevas demarcaciones culturales, formas invisibles de de/limitación, que establecen márgenes de libertad y restricciones, estructuras desiguales e injustas de división internacional del trabajo cultural que nos excluyen y limitan, imponiendo lógicas de reproducción que esterilizan la capacidad de nuestras culturas populares para crecer y subsistir en el nuevo dominio científico-técnico de la Sociedad del Conocimiento.

Desde CIESPAL tratamos de proyectar otra comunicación para la dignidad y los Derechos Humanos de los pueblos latinoamericanos

En esta deriva lógica de distinción y ordenamiento, el reconocimiento de los lugares comunes que nos vinculan y, de algún modo, nos afectan, debe servir para poner en valor nuestro patrimonio cultural diverso en función de un proyecto económico, político y cultural, que transforme la necesidad en virtud, más allá, desde luego, de los muros simbólicos y las aduanas económico-culturales que mantienen aislados en una estéril diferencia, los modelos y matrices de la rica biodiversidad latinoamericana, en virtud de la indiferencia ante la suerte o deriva del aislamiento del “Otro”, o, en palabras de García Canclini, por la tradicional desigualdad y desconexión de la realidad latinoamericana en la era de las redes y la conectividad global.

En definitiva, el proyecto de CIESPAL que lideramos apuesta por la transgresión, una ruptura simbólica o, por decir del bueno de Bolívar Echeverría, una suerte de salida diferente de otra modernidad posible desde el ethos barroco. Un ejercicio, sin duda, de palimpsesto y con-figuración de la escritura dominante. Apasionante reto, sin duda.


Francisco Sierra Caballero es profesor titular del Departamento de Periodismo I en la Universidad de Sevilla. Actualmente ocupa el cargo de director general del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL). 

No hay comentarios

Dejar una respuesta