Una apuesta por la integración

Una apuesta por la integración

El Economato Solidario María Auxiliadora y la Fundación Sevilla Acoge, que recibieron una ayuda económica del proyecto Compromiso Social, proporcionan productos de primera necesidad a treinta familias, la mayoría inmigrantes, que viven en Sevilla

Publicado por el
345
0

Fotografía de A.S. y F.L.
Compartir
Sevilla Acoge es la primera iniciativa colectiva nacida en España con el fin específico de trabajar con la población inmigrante

Con vistas al río Guadalquivir, justo bajo el puente del Cristo de la Expiración, se encuentra la sede de la Fundación Sevilla Acoge que, tal como describe en su página web, se trata de la «primera iniciativa colectiva nacida en España con el fin específico de trabajar con la población inmigrante residente en nuestro país». Allí nos atiende una de sus trabajadoras, que ha aceptado hablar con NexUS sobre el proyecto «Acercándonos (Comedor Social)», que el Consejo Social de la Universidad de Sevilla premió con una ayuda económica para alimentos básicos en la última edición del Proyecto Compromiso Social. Dicha iniciativa está vinculada al proyecto del «Economato Solidario María Auxiliadora», que está ubicado en el Colegio Nuestra Señora del Pilar que regenta la congregación de las Hermanas Salesianas. El economato, gestionado por la ONG Videssur, también fue premiado por el Proyecto Compromiso Social.

La idea del economato, según las palabras de la entrevistada, surge a raíz de la cada vez mayor demanda de familias inmigrantes residentes en Sevilla con el objetivo de cubrir sus necesidades básicas de alimentación e higiene. «Con la crisis, la gente empezaba a cambiar el tipo de demanda. A la de empleo y vivienda, se sumaban la de alimentos y vestimenta, principalmente alimentos», asegura. Sin embargo, este no es el trabajo principal de la fundación, ya que su labor se basa en la realización de proyectos para conseguir la inserción de las familias inmigrantes que llegan a Sevilla en materia educativa, laboral y social. Ya existen otras fundaciones y organizaciones encargadas de proporcionar alimentos, como es el caso de Cáritas.

«Salir de estas circunstancias es complejo tanto para inmigrantes como para españoles», ADVIERTE UNA TRABAJADORA DE SEVILLA ACOGE

La crisis que comenzó en 2008 ha supuesto la radicalización de la precaria situación de estas familias que ya vivían con muchas dificultades: «La población inmigrante siempre ha estado al límite, son personas que trabajan para poder mantener medianamente una vida digna, pagar el alquiler, mandar dinero a sus países… Siempre han tenido poca economía y con la crisis este límite ha dejado de existir, ahora tienen necesidades básicas que antes podían cubrir medianamente». Sin embargo, el cambio drástico se ha producido en aquellas otras familias españolas que vivían una situación normalizada antes de la crisis y, tras el estallido de la misma, se han visto en la calle sin trabajo. Es por ello que, en este caso, la fundación ha ampliado su rango de trabajo: «Salir de estas circunstancias es complejo tanto para inmigrantes como para españoles», apunta la trabajadora. De este modo, la fundación firmó un acuerdo con la congregación de las Hermanas Salesianas para tratar los casos más urgentes en el economato.

Para que las familias se beneficien de este servicio es necesario que sean remitidas por la fundación y que cumplan una serie de requisitos. Se trata de 30 núcleos familiares que ya tienen un itinerario de inserción con antelación en Sevilla Acoge. La trabajadora entrevistada remarca que el trabajo con estas personas no es puntual, sino integral. «Si esta familia responde al itinerario y acude a los talleres y actividades, es decir, que se implica en este camino, Sevilla Acoge entonces decide hacer la derivación también a la alimentación del economato». El contacto directo, por tanto, lo llevan a cabo las monjas Salesianas, dueñas del economato. Las familias hacen la compra del mes pagando un precio simbólico, que ronda los 7 euros, por la adquisición de esos productos, mientras que el resto del dinero forma parte de la aportación que realiza la fundación.

SevillaAcoge1
Oficinas de la Fundación Sevilla Acoge

Además de esto, Sevilla Acoge lleva a cabo multitud de proyectos para conseguir que las personas inmigrantes se integren en Sevilla. Tiene en marcha actividades y talleres con mujeres (de empoderamiento, educación, cambio de roles, violencia de género…), programas de orientación laboral, talleres de inmersión lingüística e informática… En definitiva, todo tipo de herramientas para que, tanto a nivel individual como colectivo, esta población consiga la autonomía suficiente para salir adelante y se integre en nuestra sociedad.

«ES ADMIRABLE la fortaleza con la que afrontan su cotidianidad tan adversa», DESTACAN DESDE EL ECONOMATO

El equipo de Sevilla Acoge, además de ser multidisciplinar es multiétnico, ya que lo componen profesionales y voluntarios de todas las partes del mundo. Esto aporta gran riqueza a la fundación y capacidad de empatía con situaciones que ya han vivido anteriormente ellos mismos. Nuestra entrevistada trabaja en la fundación desde 2008 y el contacto con la población inmigrante le ha hecho cambiar su punto de vista sobre la vida, de manera que el trato directo con personas que han vivido realidades tan hostiles han hecho un «doble juego» de mejorarla tanto profesionalmente como personalmente: «La aportación personal que hace un tipo de trabajo así es muy importante porque puedes ver la fuerza y capacidad de salir adelante a pesar de todo, la fortaleza con la que ellos afrontan su cotidianidad tan adversa». Además, asegura que a pesar de llevar nueve años en la fundación, la fuerza de los inmigrantes que acuden a ellos sigue siendo asombrosa: «Hay una fuerza en estas personas a pesar de todo, que está en ellos, y que tú la ves, y que es lo hace que continúen a pesar de todo los obstáculos, que no son pocos».

No hay comentarios

Dejar una respuesta